29/11/2023 | Entrada nº 1 | Dentro de Organización

Institución de la Fundación

Hoy se instituyó formalmente ante notario la Fundación Repoblación.

La institución

Hoy constituimos formalmente ante notario la Fundación Repoblación. El acto de institución -que así se llama- consistió en una declaración de la entidad fundadora, la Compañía Maximalista S.Coop. cuya parte expositiva os reproducimos:

Los miembros de la «Compañía Maximalista S.Coop.» han realizado una reflexión conjunta sobre la importancia de aportar a la repoblación sostenible del medio rural y la relación de esta causa con los valores de la organización cooperativa del trabajo. A resultas de esta reflexión, la Compañía Maximalista S.Coop. manifiesta su voluntad de instituir una fundación dedicada a apoyar la repoblación del medio rural, para lo que le dota de capacidad para disponer gratuitamente de los fondos necesarios para dotar a la Fundación.

En miles de pueblos de todos los tamaños, los jóvenes migran a las ciudades por falta de perspectivas ante la ausencia de oportunidades laborales. La falta de ingresos fiscales creada por este vacío torna insostenible el sostenimiento de cada vez más servicios públicos. Así que la consecuente carencia de sistemas de atención sociosanitaria de proximidad, empuja a una población envejecida a seguir a los jóvenes, lo que aleja aún más diversificación productiva necesaria para revertir el proceso y acelera el abandono de la agricultura tradicional cuando no de las explotaciones agroganaderas en sí.

El resultado no es una «re-naturalización» del medio rural, sino la destrucción de miles de vidas. Vidas que al desarraigarse dejan tras de sí un largo rastro de bienes culturales, valores comunitarios, conocimientos y bio-diversidad perdidos.

El proceso es brutal y acelerado. Se calcula que entre el 65 y el 70% de la población mundial estará concentrada en ciudades en el año 2050. Las consecuencias, que empezamos a ver ya, son terribles humana, social y medioambientalmente.

Reducir la presión en las ciudades y repobblar sobre nuevas bases el medio rural contribuye a que nuestra especie llegue a una nueva relación con el territorio que le permita al mismo tiempo recuperar el impulso hacia el desarrollo humano y encontrar un metabolismo común con la Naturaleza. Por eso, revertir la despoblación e iniciar cuanto antes la repoblación sostenible de los pueblos y comarcas que hoy se vacían es una necesidad universal.

Para lograrlo hacen falta nuevos medios, tecnologías y formas de organización social, una nueva cultura y un amplio uso de medios cooperativos. Sólo con la participación activa de muchos, tanto en la ciudad como en el campo, haciendo cosas nuevas de modos nuevos, podremos enfrentar la sangría poblacional y atraer o recuperar pobladores con ocupaciones que les permitan desarrollarse social, cultural y vitalmente.

Esa es la razón por la que los miembros de la «Compañía Maximalista S.Coop.» de forma unánime, instaron a su administradora y representante legal a instituir la «Fundación para la Repoblación Sostenible».

La organización

El patronato

Las fundaciones se rigen por patronatos que trabajan pro-bono por los fines fundacionales. La composición y organización de este órgano se fija también en la declaración de la voluntad del fundador.

Es voluntad de la entidad fundadora que el patronato de la nueva entidad tenga tan sólo tres miembros: la propia cooperativa «Compañía Maximalista S.Coop.», la asociación «Centro de Estudios Maximalistas» y un tercer miembro que cuando se renueven cargos será elegido por el patronato saliente.

Tener un órgano rector formado tan sólo por dos entidades, la cooperativa -que ejercerá de Secretario- y la asociación -que ejercerá de Tesorero-, y una persona física elegida por ambas para representar a la Fundación, tiene por objetivo conformar un órgano rector muy ágil y fácilmente convocable que pueda reunirse, al menos durante los años de arranque, con mucha regularidad.

El Consejo Social

Sin embargo, una fundación volcada hacia el territorio como ésta, necesita en su funcionamiento regular, establecer lazos con personas e iniciativas muy diversas, en lugares muy distintos, que la alimenten de experiencia e ideas el diseño de programas y estrategias.

Por eso, una de nuestras primeras tareas para 2024 es constituir un Consejo Social amplio y diverso en perspectivas y relaciones con distintos territorios. Invitaremos a fundadores de movimientos contra la despoblación de pueblos de toda España, impulsores de fundaciones y organizaciones sin ánimo de lucro de distintos ámbitos, innovadores rurales y en general, a todos aquellos referentes que puedan enriquecer nuestra perspectiva y aportar conocimiento.

Voluntarios y amigos

Las fundaciones no tienen «socios» como si fueran una asociación o una cooperativa, pero eso no quiere decir que necesariamente tengan que renunciar a organizar a su entorno social.

Nuestro objetivo es lanzar a mediados del año que viene un programa para voluntarios y una red de Amigos de la Repoblación. Se trata de abrir puertas para recibir orientación, propuestas, trabajo y apoyo de todo tipo de personas de esa mayoría social que está preocupada y quiere aportar en la batalla contra la desolación del mundo rural y la saturación de las ciudades.

Los programas y su comunicación

En agosto pasado, cuando comenzamos los trámites para la constitución, abrimos un canal de noticias en Telegram y una web en pruebas. En las próximas semanas rediseñaremos la web para ser ya funcional a una organización en marcha.

En el canal y la web iremos manteniéndoos al día del diseño y puesta en marcha de actividades y programas de acción.

Agradecimientos

En el camino hasta llegar a instituir la Fundación hemos contado con el apoyo y la ayuda de muchas personas generosas que nos han dado tiempo, creatividad, conocimiento, ideas y consejos.

Queremos agradecer especialmente a:

  • Alejandro Hernández Renner, que nos guió a través del proceloso camino necesario para llegar a tener unos buenos estatutos.
  • Carlos Degaldo, que nos dio no sólo un domicilio en el que fundar, sino un hogar para la Fundación.
  • Gustavo Mascuñán, nuestro primer comunicador y maravilloso coacher cuando las cosas se torcían.
  • Miguel Sánchez Valpuesta, que a miles de kilómetros y una decena de husos horarios, saca tiempo todos los días para encontrar noticias que compartir y comentar.

Y a todos vosotros, que nos leéis, seguís y alentáis. ¡Contamos con vosotros!